martes, 22 de marzo de 2011

MANEL

Imaginen un partido de la máxima. Sigan imaginando, pónganse en la piel del entrenador de uno de los equipos, con una plantilla muy maja, tienen a un jugador muy bueno, defensa lateral izquierdo. El joven atleta es un fino estilista, hábil regateador, carrilero, de los que gusta subir al ataque. Normalmente el equipo juega más a contener, desde atrás, con táctica conservadora, y quizá el chico no acaba de encajar, pero es uno de los futbolistas que gozan del favor de la grada. Incluso los hinchas del equipo contrario alaban su juego, y al no estar sobrado de efectivos, es obligatorio alinearle.

El partido es un desastre. Los ataques de los rivales vienen del hueco que deja en sus alocadas acciones, no es capaz de seguir las indicaciones, y encima, lleva dos o tres goles marcados en propia puerta. Para colmo de males, después de la goleada, en la posterior rueda de prensa, el chico se desentiende del equipo, y se explaya diciendo que le da igual el resultado, que sus compañeros juegan a otra cosa, que el entrenador se equivoca con esa táctica y que, poco más o menos, se ha metido los goles a posta.

¿No echarían con toda la razón del mundo al díscolo futbolista?, ¿No encontrarían lógica su expulsión fulminante?

Esto que se ve tan claro en fútbol, a veces en la vida no lo es tanto. Resulta que algo parecido está pasando en Barcelona, con la Iglesia Católica y el padre Manel Pousa. Resulta que el “Pare (padre) Manel”, alabado y celebrado (qué curioso) por los críticos, ateos y anticlericales, más que por su innegable labor con los más desfavorecidos de su parroquia, por su peculiar manera de ejercer su ministerio, ya que constituye una oportunidad única de atizarle de vez en cuando a la Iglesia, ha traspasado una raya que difícilmente tiene camino de regreso.

Y es que el cura ha escrito un libro, "Más cerca de la tierra que del cielo", en el que “confiesa” (pero sin arrepentirse), entre otras cosas, que vive en pareja con una “amiga especial”, que ha celebrado “bodas” en la cárcel entre reclusos homosexuales y lo más gordo, que ha financiado un par de abortos. Y sobre esto último, sabe mejor que nadie, el propio Pare Manel (si en algo le aprovecharon sus años de seminario) que el Código Canónico dice claramente que “cooperar en un aborto comporta en virtud del mismo derecho la pena de excomunión “latae sententiae”". Luego escribir eso en un libro era un pulso a sus superiores, en toda regla. ¿Qué creen que debería hacer el arzobispo? Y les pido que recuerden al sufrido entrenador… Si alguien no quiere estar en tu equipo, te perjudica, ayuda a los contrarios a ganarte el partido, y te mete goles a posta en propia portería… ¿Qué debes hacer, amparado por toda la lógica del mundo?

El pasado día 15 de marzo el Arzobispo de Barcelona anunciaba la apertura del proceso de excomunión, no sin reconocer “el trabajo social que desde hace muchos años está realizando este sacerdote al servicio de los grupos más necesitados de nuestra sociedad” en una insólita muestra de tibieza y exceso de respeto para con quien no le había otorgado el mismo trato. De hecho, uno de los "directivos del club" siguiendo con el símil futbolístico, el Arzobispo Rino Fisichella, ex presidente de la Pontificia Academia de la Vida, ex rector de la Pontificia Universidad Lateranense, antiguo capellán del Parlamento italiano y actual responsable del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, de visita en Barcelona, le ha dado, de soslayo, un toque de atención al Arzobispo catalán, dejando clara la postura de la Iglesia en el asunto: "Ante la gravedad del aborto, no se puede razonar sólo con emotividad; hay que pensar con lucidez, distinguir el bien del mal. La emotividad ayuda a crear una relación de benevolencia, pero no es suficiente. Y el trabajo social no lo es todo en la vida de un sacerdote; sólo es eficaz si se hace en la verdad del Evangelio".

Y digo yo, (y no soy el único) si el Pare Manel no cree en la Iglesia a la que debería defender, ¿Por qué seguir en ella?... Si es más feliz siendo Manel que siendo Pare, ¿No es mejor para todos que acabe convirtiéndose en Manel a secas?… Y añado, hay muchos curas y hombres y mujeres de la Iglesia (y ahora en estos duros tiempos son más visibles que nunca) que hacen una labor ingente, maravillosa al servicio de los más necesitados, y lo están haciendo sin tener que participar en ningún aborto. Y menos publicarlo luego en un libro.

11 comentarios:

Monsieur de Sans-Foy dijo...

Estoy bastante de acuerdo con usted.
No voy a criticar al tal Manel por sus creencias particulares. Vivimos en un mundo en el que uno puede defender sus opiniones con cierta libertad (Hasta que Leire Pajín saque adelante su "Ley contra la Discriminación")
Y me gustaría que siguiese siendo así.

Otra cosa es pertenecer a un colectivo tan estructurado y "piramidal" como es la Iglesia Católica.
Un sacerdote puede ser crítico hasta cierto punto, pero nunca hasta el extremo de romper abiertamente con el credo de la institución a la que libremente pertenece.
Eso no forma parte de su libertad de conciencia: es un fraude. Su "pertenencia" a la Iglesia es fraudulenta, pues, amparándose en ella, actúa en contra de lo que la Iglesia predica.

Por eso debería irse, voluntariamente. Y, si no lo hace, deberá ser expulsado, lo cual es extraordinariamente dramático, y sólo deseable para quien busque beneficio en el escándalo.

Saludos cordiales.

Carlos Galeon dijo...

Se nota que desconoce por completo al Pare Manel, al que miles (y no exagero) apoyamos y ayudamos en su labor.
Quizá deberíamos preguntarnos quién sigue la palabra de Jesús, si Manel con su ejemplo de humildad, pobreza, entrega, y ayuda a loa más necesitados, o la jerarquía eclesiástica con su ayuda al poder y su apego a las riquezas, su atracción por el fausto y el boato, y su estancamiento ideológico (no teológico).
Por otra parte los casos de ayuda al aborto fueron en realidad a posteriori de la decisión de la persona, y tras vanos intentos de convencerla de lo contrario, para evitar un mal mayor. Si esto la Iglesia no lo entiende, no hay que excomulgar al Pare Manel, hay que cambiar a la jerarquía de esa Iglesia porque ha abandonado el camino inicial, y porque no actúa en consecuencia.

Tannhäuser dijo...

Intermitente:

Le felicito, casi por completo.

Su post, con el paralelismo del jugador díscolo, describe perfectamente la situación; además la explica usted en orden al derecho canónico de manera sencilla y con claridad.

Si no le felicito completamente, sino solo "casi completamente", es porque su brillante exposición del asunto, no ha debido ser lo suficientemente clarificadora como para que cualquiera pueda comprender lo que pasa; al menos el Galeón pirata no se ha enterado.

El tal "Manel" es simplemente un cura que ni cree lo que la Iglesia Católica enseña, ni quiere lo que ella quiere, ni la respeta ni la obedece, por lo que salvo para hacer labor de zapa en ella, no se entiende ni que en su día se hiciese cura, ni que no se haya largado de una institución con la que no tiene nada en común.

Menos aún se entiende que su prelado Martinez Sistach, no lo haya reducido al estado laical.

Old Nick dijo...

Amigo ImPeRtInEnTe, Muy Bueno el Post.
La Comparación muy Irónica y Finamente Tratada, Como es Vuestra Costumbre...
El Problema del Cura "Comprometido" e Incluso "Revolucionario y Homosexual", es Tan Viejo como la Propia Iglesia y el Diablo...
Si te Digo la Verdad,tal Como yo La Entiendo, De Tales "Jerarquías Nacionalizadas" Tales Muestras de "Obediencia Pastoral"...
Y es que la Iglesia, Aplicando las Leyes de Paretto sobre la Distribución de la Riqueza,desde Siempre, Es una Entidad Humana, Integrada por un 80% de Santos y Buena Gente de Verdad y un 20% de Sujet@s Algunos de éllos Jerarcas y algún que Otro Papa,-como Juan XXIII o Pablo VI-, que por su Posición y También POr OMISIÓN La han DEjado Inerme en Manos de los Infiltrados Masónico/Comunistas desde el Concilio Vaticano II...
No Creas que Soy un "Meapilas" Aborregado. Sólo un Historiador.
La FE, a menudo, NO SE ENCUENTRA EN LOS TEMPLOS, Pero TAMPOCO EN LAS COMUNAS...
Tan Facil de Resolver como Dificil que LO RESUELVAN, POR "MIEDO".
Sólo Tendrían que Suspenderle A Divinis y Secularizarlo y Listo.
QUIEN SE PONE FUERA DE LAS REGLAS DEL JUEGO, QUE NO DIGA QUE LE HACEN TRAMPAS.
Si De Verdad la Iglesia estuviera "Tan Monolíticamente Cohesionada"y Tuviera Espíritu Combativo, Todos Estos Casos,-Aparentemente Aislados-, de Ataque Aorquestado contra su Rebaño, NO QUEDARÍA IMPUNE O SIN RESPUESTA...
¡Y Mira que he Conocido Curas de Todos los Pelajes!¡Pero los De AHORA,Salvo excepciones-, Son Bastante "MANELES Y NENAZAS"...
Saludos y ¡¡RIAU RIAU!!

Old Nick dijo...

Y Si es un Santo, que Pudiera Ser, pero Tengo Siempre TODAS LAS DUDAS ACERCA DEL TEMA, Con su Labor,-sea o no Sacerdote-, Tendrá Su PREMIO.
Porque por lo que Veo, Seguidores Parece que Tiene.
Saludos y ¡¡RIAU RIAU!!

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

No crea que le tengo manía don Carlos, pero nuevamente he de discrepar con usted. Conozco la obra del Pare Manel, y creo que la he elogiado en el artículo. Pero igualmente le digo que para hacer todo eso, Manel, no necesita ser Pare Manel. Ser Pare Manel es algo más, exige algo más… En el símil del artículo digo, que probablemente el díscolo, es el mejor futbolista del equipo, pero no sirve. Porque no quiere servir, sino servirse. Y eso le convierte en un mal futbolista.

Le añadiré que otras grandes personas de la Iglesia, sin salir de Barcelona, están haciendo labores tan humildes, tan pobres y entregadas como la que ha estado haciendo Manel, pero con méritos añadidos: Sin esperar nada a cambio, sin publicitarlo, sin “gustarse” en un libro (no fue la modestia, ni la humildad la que motivó tal obra), sin la soberbia de creerse superior moralmente a quienes te reprueban, sin criticar a quien no piensa como uno. Sólo por pura voluntad de sacrificio y por amor al prójimo.

Usted critica a la jerarquía, distinguiéndola de los cristianos de base. Yo soy católico, por lo que leo en su blog, usted no es creyente, y desde fuera a veces no se ven bien las cosas. Yo, desde mi posición, desde dentro, no entiendo a unos sin los otros, ni a los otros sin los unos. Señala a la “jerarquía” caracterizándola como “ayuda al poder” (¿Ayuda? Probablemente sea la institución más beligerante con el poder en años…), su apego a las riquezas (¿Cuáles? El Vaticano destina aproximadamente el 40% de su presupuesto a los pobres en todo el mundo. En los países civilizados, luchamos para que nuestros gobiernos destinen el 0,7%,. Sin ese dinero, no existirían los “Pares Maneles” que hay repartidos por el planeta), su atracción por el “fausto” (supongo que fasto) y el boato (no encuentro nada malo en ello, yo también me “arreglo” cuando voy de fiesta con mis amigos) y su estancamiento ideológico (probablemente, creo que el mensaje de Jesucristo, fue tan moderno en su día que aun hoy, 2000 años después, es tan válido como ahora)…

Los casos de aborto son determinantes porque están tipificados clarísimamente por el Derecho Canónico, pero no son, en esencia, los que llevan a Manel a esta situación. La verdad es que Manel, estaba deseando no pertenecer a la Iglesia (está más cerca de la tierra que del Cielo, ¿no?), y por eso ha sucedido todo esto… Créame, al que más fastidia todo el asunto es al Arzobispo de Barcelona. A Manel, mucho menos…

Monsieur de Sans-Foy dijo...

Por resumir, diría que la pertenencia a la Iglesia no es el único modo de hacer el bien. No es el único camino, pero es "un camino".
Quien no quiere o no puede seguirlo, debe tomar el suyo propio. Sin aspavientos.

Observo perplejo con qué frecuencia, quienes no se sienten representados por la Iglesia, incluídos quienes abiertamente la critican, no pueden evitar señalarle a esa Iglesia a la que no pertenecen, el camino a seguir...
No es un crimen, pero, ¿no es un poquito inconsecuente?

Sigan su camino y hagan el bien a su manera. Cada uno en su casa, y Dios, en la de todos.

Saludos cordiales.

Love de Pega dijo...

Chapeau, amigo IntERMitENtE, yo estoy al 100% con usted y no se me ocurren palabras que mejoren su discurso, pero por decir algo, me gustaría recordar el pasaje bíblico del sexto capítulo del Evangelio de San Mateo (6, 3-4):
"Tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará."
Como usted dice, un alto porcentaje del presupuesto de la Iglesia es destinado a los pobres de todo el mundo y hoy en día Instituciones de la Iglesia Católica como Cáritas y Manos Unidas están haciendo una labor social callada e imprescindible en esta época de adversidad para muchos. Pero también hay muchas organizaciones, muchas ONG's que trabajan incansablemente por los manos favorecidos en todo el mundo (Médicos sin fronteras,...), si el Pare Manel tiene vocación de ayuda, que funde, colabore o impulse una de ellas que su recompensa tendrá. Tengo la suerte de tener amigos y conocidos entre personas admirables, misioneros que dejan su cómodo destino en su país, junto con su familia y amigos y se van a África o Sudamérica a darlo todo por los que allí viven con más apreturas que aquí, y no me estoy inventando nada, podría dar muchos nombres y apellidos, pero me imagino que no soy el único que conoce a gente de esta pasta tan especial. Lo hacen con humildad y no escriben ningún libro porque no tienen tiempo, pues todo se lo dedican a quien los necesita. Pero claro, comprendo que ésto no es noticia. Desgraciadamente existen curas pederastas y nos enteramos en seguida. Saludos.

Carlos Galeon dijo...

Lo dejo por imposible,
al no haber razonamiento
es imposible el intento
de hacer diálogo admisible,
pues de la razón los amos
se piensan siempre que hablamos.

En la autoridad se basan
de aquellos que legalmente
están tan solo en su mente
pero fronteras traspasan
de lo que a razón atenta
y a la Justicia se enfrenta.

Así que ustedes a lo suyo, y sin ceder, (de lo cual me alegro como ateo, pues es la mejor manera que este indecente chiringuito vaya perdiendo clientela), pero les guste, o no les guste, hay cristianos de verdad (para mí son de mentira, pero al menos siguen la palabra de Jesús, y no la de sus indignos representantes), que dan ejemplo y ayudan en sus posibilidades a los necesitados, (esos que ustedes llaman chusma, o escoria), que lo poco que tienen lo comparten con aquellos que más lo necesitan. ¡¡¡Esos son los auténticos cristianos!!! Aunque no vayan a misa los Domingos.

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

No se crea que le miento,
si le digo que es de asombro
que a quien le importe un cogombro,
le duela el funcionamiento
interno
del estamento,
que condena a un sacerdote
que ha montado un buen pitote,
y su hacer, lleve consigo
que le impongan el castigo
de obligarle a dar el bote…

Si le da, todo, lo mismo,
y si le importa una higa…
¿Qué quiere que yo le diga?,
que todo su paroxismo
parece puro cinismo…
Si para usted es mentira,
¿A cuenta de qué, esa ira
que le destila, malsana,
porque quiten la sotana
a Manel, si él ya la tira?

Me asombra hasta el infinito
que diga usted que he llamado
“escoria”, al necesitado.
Y por eso, yo le invito
que entre todo lo que he escrito,
busque a ver, si localiza,
tal cosa… ¿O es que es postiza
esa burda acusación? …
Pobre, es la disertación
que a la verdad “apaliza”.

Me tacha de intolerante,
y dice que la razón,
por mi pobre cerrazón,
me la guardo, intemperante.
Me pregunto, Dios mediante,
que no entiendo (soy humano)
que eso diga, muy ufano,
quien, sin venir muy a cuento,
repartiera, hace un momento,
los carnets de “ser cristiano”,

se lo digo, iMpERtiNENtE:
que gran mérito, eso tiene,
mucho más, sin ser creyente…

Carlos Galeon dijo...

Mi estimado InTeRmItEnTe,
pues veo que lo razonado
es algo aquí no opinado,
viniendo en ser más frecuente
la adulación inconsciente,
no usando colegimiento
que lleve a un argumento
tras de ser bien razonado,
en vez de ser rebuznado,
eleve otro pensamiento.

Os dejo con la caverna,
y si lográis salir sano
sabed que tendréis mi mano.

 
STATS
impertinenteintermitente por P.V.I. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons BY-NC-SA (Pueden mandar un comentario a cualquier artículo para ponerse en contacto con el autor, añadiendo una dirección de e-mail a la que poder remitir su respuesta).