viernes, 15 de junio de 2012

LA CARCELERA ERÓTICA

Leo, atónito, la noticia que publica El Mundo: “Su novio fue encarcelado por robo y su padre estaba en chirona por violar las leyes de inmigración. Y sin embargo Zanib Khan, 27 años, ejercía como si tal cosa de funcionaria de prisiones en la cárcel HMP de Brixton, poderosamente atraída por ese mundo sórdido que ahora tendrá ocasión de conocer también desde el otro lado de los barrotes. Zanib Khan, rebautizada como 'la carcelera erótica', ha sido condenada a 12 meses de prisión menor por infringir gravemente el código de su profesión e intimar al menos con cuatro presos, aunque la policía sospecha que pudieron haber sido siete. El fiscal del caso, Robin Du Preez, no descarta que existiera también un posible magreo entre barrotes, aunque la ex carcelera lo ha negado a través de su abogado”.


Qué poco la entienden, la cuestión iba de “poner barrotes a los presidiarios, para que no escaparan. Vale dos pavanas consecutivas tremenda noticia:


Es la mantis, muy cruel con su pareja
porque sólo manteniéndola en sus garras
y apretando hasta las últimas, le deja
y le anima para hacerle "cosas guarras"...
Y una vez está preso
le da un furtivo beso,
mientras queda el pobre, muerto, seco y tieso.


Y de forma paralela, una señora
de Inglaterra, sólo intima de ordinario
si el sujeto, entre barrotes se lo implora,
porque sea un confinado presidiario...
Normal, de esa manera
que la mujer se metiera
de rondón, a trabajar de carcelera.



2 comentarios:

Tannhäuser dijo...

Esto me da que pensar,
mi querido Intermitente
que esta dama incontinente
se desvive por follar
y pues no puede escapar
el recluso, de su encierro,
preso tras rejas de hierro,
ella de esto se aprovecha
y asume, al no ser estrecha,
la posturita del perro.

Zorrete Robert dijo...

Se la colaban entera
a la joia carcelera
la justicia no se entera
así llenaba la cartera.
Jajaaj saluditos.

 
STATS
impertinenteintermitente por P.V.I. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons BY-NC-SA (Pueden mandar un comentario a cualquier artículo para ponerse en contacto con el autor, añadiendo una dirección de e-mail a la que poder remitir su respuesta).