viernes, 16 de diciembre de 2011

LOS ABETOS INSOSTENIBLES

En el noviembre de aquel 2008 en el que la crisis recién comenzaba a alborear, por desgracia, en el Ayuntamiento de mi querida ciudad de Barcelona malmandaba el temible tripartit, con Jordi Hereu a la cabeza…

Por aquel entonces, la quinta teniente de alcalde de la capital catalana era la esperpéntica Imma Mayol que lideraba una formación, parte esencial e indisoluble del mencionado tripartit, el grupo eco-comunista Iniciativa per Catalunya, y como tal, ante la incipiente llegada de las fechas navideñas, era la encargada de la iluminación y ornamentación de la ciudad. El buque insignia del encargo acometido por la ecologista, fue la instalación de unos mamotretos de acero y tubos de leds, diseñados por Martiniano Figueras que vendrían a hacer las veces de árboles de Navidad artíficiales, pero “sostenibles”.

La iluminación de los gigantes de 12 mts, no se accionaba por medio de ningún interruptor, ya que la gran idea era que el encendido se produjera por medio del intenso peladeo de una bicicleta que conseguía dos objetivos; que dieras a tus conciudadanos una sostenible y ecológica iluminación que espolease su espíritu navideño (navideño laico, eso sí...), y al mismo tiempo que eliminases esas lorzas incipientes, intuidas tras el turroneo y el devorar la escudella catalana, la carn d’olla y demás…

El detalle negativo de esta apuesta de la progresía barcelonesa era que esos seis “abetos” seis, nos iban a salir por unos 214.000 euros de vellón, lo que convertía el invento en todo, menos en sostenible. La respuesta del consistorio a las dudas que este dispendio acarreaba, era que el oneroso gasto acabaría amortizándose en apenas cinco años de utilizarlos.

Otro hándicap, que pronto acabaron por descubrir los sesudos responsables de nuestro municipio fue el escaso entusiasmo ciclista que los abetos artificiales habían despertado entre los conciudadanos, con lo que acabaron teniendo que enchufarse a la luz eléctrica los chismes.

Y hoy, hemos conocido la última y nefasta consecuencia catastrófica del engendro. Resulta que los aparatosos trastos, no solamente no se acaban de amortizar, como se nos vendió, sino que siguen generando un gasto brutal, puesto que cuestan entre 6.000 y 8.000 euros anuales por el alquiler de su almacenamiento.

Según La Vanguardia: “El regidor de Comerç, Consum i Mercats de Barcelona, Raimond Blasi, ha anunciado, en una entrevista en el programa de RAC 1, que el Ayuntamiento no seguirá pagando el gasto que producen estos abetos. Según Blasi, estos ornamentos no serán utilizados durante la campaña de Navidad ni en el Saló de la Infància, donde acabaron tras su fracaso como adornos navideños. "Fue un mal negocio" ha afirmado el regidor”. Soneto:

Yo creo que si estás en tus cabales
y tienes resguardados los tornillos,
ni un céntimo saldrá de tus bolsillos
para comprar un árbol a pedales…

Mas pasa, que al llegar a concejales,
ministros, presidentes o caudillos,
lo compran… pero no de sus ahorrillos
pues usan los dineros estatales.

No entiendo que se sea escrupuloso
y al precio se le ponga juicio y coto,
cuando te gastas tu propio dinero,

y en cambio el mismo sea muy rumboso,
alegre, desprendido y manirroto
si saca el euro de otro monedero.

2 comentarios:

Zorrete Robert dijo...

El mal negocio han sido ellos desde el primer día. Todos salieron ricos, menos los ciudadanos que salimos esquilados, trasquilados y humillados.
Saluditos.

Ocón dijo...

Los que son insostenibles son ellos/as

Un saludo

 
STATS
impertinenteintermitente por P.V.I. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons BY-NC-SA (Pueden mandar un comentario a cualquier artículo para ponerse en contacto con el autor, añadiendo una dirección de e-mail a la que poder remitir su respuesta).