sábado, 17 de diciembre de 2011

MAL EQU...IPAD...DOS

Justo en los peores momentos de nuestra economía, se ha producido otro lamentable malgasto inútil por parte de nuestra clase política. 

Según Nacionred.com: “Un iPad, un iPhone y una línea de ADSL en el domicilio. Con esta dotación se equipan los 350 diputados del Congreso cuando se acreditan como tales, y todo está ya preparado para que se pongan a trabajar durante la próxima legislatura. ¿Todo? ¡No! Los iPads no podrán acceder a la intranet del Congreso por “motivos de seguridad”, una seguridad que resulta insuficiente en el caso de este dispositivo según han esgrimido los técnicos de la Cámara Baja de representantes. Hasta este año, los políticos disponían de un portátil que les permitía acceder al correo electrónico y a la red del Congreso, de manera que en cualquier momento podían disponer de cualquier información compartida, elaborar documentos y hasta presentar iniciativas parlamentarias en el Registro de la Cámara. Ahora, con el iPad, podrán enviar y recibir e-mails. Bueno, y la conexión a internet estará garantizada, eso sí.
De todas formas, por lo que cuenta la Junta de Informática del Congreso durante la pasada legislatura se registró un bajo uso de los portátiles. La compra de un total de 400 dispositivos, contando por ejemplo con que los teléfonos se reciclan, supone una inversión de 498.225,50 euros, todo dentro del presupuesto del Congreso, y ya está publicada la licitación del nuevo contrato de telefonía, por un valor de más de 1.800.000 euros”. 

Les escribo en una pavana lo que pienso de este nuevo despilfarro para dotar a nuestros representantes con una tecnología, que no vale para el desempeño de su trabajo, sino para que farden con sus amiguetes.

¿Para qué querrán i-pads estos pamplinas,
si no valen para usar en su intranet?,
¿Los querrán para jugar al buscaminas,
o bajarse pelis guarras de Internet?...
Con esta crisis, es de borrico,
que en esas cosas, que son de niño rico,
cuando no hay mucho, se gasten un buen pico…


6 comentarios:

Zorrete Robert dijo...

No se que carajo es eso de los i-pads o como se llamen, que uno es de barriada y tirando a labriego, pero si no los usan para su curro como en la legislatura anterior, es por lo que indicas, se la pasan viendo porno de gorra, bajándose pelis al pirateo (el Ministerio de Cultura el que mas según datos oficiales) y mandando mensajitos a los concursos para que les toquen mas cacharritos o el bemube usease el BMV.
Saluditos.

Tannhäuser dijo...

A esta gentuza bandarra,
para comunicaciones,
les pondría, por cojones,
tiza con una pizarra.

iMpERtiNENtE iNtERMitENtE dijo...

El amigo Tann se ablanda,
yo no pienso como él.
No se merece esta banda
más que lápiz y papel…

Monsieur de Sans-Foy dijo...

.
.
.

Estrofa ya arcana, de rancio abolengo,
evito embarcarme en la abstrusa pavana,
pues nunca me entero si voy o si vengo:
la quiero princesa, y me sale ella rana.
¿No suenan fatal
tres versos igual?
¿Qué coño sé yo de canción provenzal?

iMpERtiNENtE iNtERMitENtE dijo...

De métrica larga, difícil prosodia
y antigua estructura, esta rima italiana
valora muy poco, ¿No sé si es que odia,
Monsieur de Sans Foy a la sonora pavana?
No gusta el cacófono efecto
y acaso olvida que soy un insecto:
La mosca. que zumba con su eco imperfecto.

iMpERtiNENtE iNtERMitENtE dijo...

Lo cierto es, mi admirado SansFoy, que el terceto monorrimo más utilizado en la pavana es de métrica diferente(6 sílabas, 6 sílabas y 9 sílabas) y hay otras alternativas (8-9-10,9-10-11) a mí me gusta usar un decasílabo, un endecasílabo y acabar como empiezo con un dodecasílabo. Eso alarga los versos y "separa" las rimas, atenuando la cacofonía. Su fórmula (6-6-12) me ha gustado mucho y permite la sonoridad de un pareado de dodecasílabos, con rima interna, no es mala y me la quedo para futuras elucubraciones.

Un saludo y como siempre agradezco a tope que me siga.

 
STATS
impertinenteintermitente por P.V.I. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons BY-NC-SA (Pueden mandar un comentario a cualquier artículo para ponerse en contacto con el autor, añadiendo una dirección de e-mail a la que poder remitir su respuesta).