viernes, 28 de enero de 2011

A UNA OREJA (que no escucha)









Érase una ministra malcarada,
érase un orejón legislativo,
érase martillo, yunque y estribo,
érase una elefanta cabreada.

Era una parabólica estropeada,
érase un pabellón no deportivo,
érase un conejito muy esquivo,
érase Minnie Mouse, más orejada.

Era como vela de cañonera,
érase la pantalla de algun cine,
fabricante de cera es lo que era.

Una gran orejosa, de alucine,
que sólo pone oído, a quien la quiera,
y “sinde-cencia” bien nos la define.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

"érase un conejito muy esquivo"..un poco confuso...

Old Nick dijo...

Jodeeeer y Cóm estáis de Sembrado y Artístico, Amigo Impertinente.
A fé que me Huelgo Leyendo algo tan Simpático y Erótico-Festivo-
¡Nada Menos que un Canto a la OREJOTAS SINDE_CENCIA!
¡PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS!
¡Mi Maestro Don Francisco, Hubiese estado Orgulloso de la Paráfrasis, a fé que sí!
Lo peor es que según Yo, "La Mierda a Todos Hermana" y los Miserables Zaputónicos y los Cretinos Mariánicos, SIEMPRE ESTÁN E ACUERDO PARA JODERNOS A TODOS, LES VOTEMOS O NO, Como es Mi Caso.
Un Cordial Saludo
y ¡¡¡RIAU RIAU!!!

Tannhäuser dijo...

Efectivamente,
está usted sembrado
Don Intermitente.

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

Celebro que les haya gustado

 
STATS
impertinenteintermitente por P.V.I. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons BY-NC-SA (Pueden mandar un comentario a cualquier artículo para ponerse en contacto con el autor, añadiendo una dirección de e-mail a la que poder remitir su respuesta).