viernes, 13 de mayo de 2011

EL EJEMPLO DE QUÉBEC

Québec es la provincia más grande de Canadá. Con 7,9 millones de habitantes, es la única donde la mayoría de la población es francófona, y donde el inglés no es reconocido como lengua oficial por las leyes provinciales, a pesar de ser legalmente constitucional, y ser utilizado por el 8% de su población.

En 1980, hubo un referéndum en el que se proponía negociar "la soberanía-asociación" con el gobierno de Canadá, que obtuvo el 40,5% de los sufragios. Quince años después, en 1995, un nuevo referéndum ofrecía a los quebequeses hacerle una oferta formal a Canadá, con el fin de obtener una “nueva asociación económica y política”. En aquella ocasión se quedaron a menos de un punto de la independencia, con un 49,6% de los votos.

Los partidos independentistas, crecían electoralmente, elección tras elección, hasta el punto que el 27 de noviembre de 2006 el parlamento canadiense, con el apoyo del partido gobernante del conservador Stephen Harper, reconoció a los quebequeses (ojo, en un sentido cultural y social, no legal) como “una nación dentro de un Canadá unido” en un intento de contentar sus insistentes reclamaciones secesionistas.

En todos estos años, desde Cataluña, hemos oído repetidamente que el camino a seguir, la hoja de ruta del futuro de Cataluña, era Québec.

En julio de 1996, poco después del famoso referéndum, el Gobierno de Québec y la Generalitat firmaron un convenio de cooperación con ocasión de una visita de Jordi Pujol a tierras quebequesas.

En marzo de 2005, ya con el tripartit, se firmó un acuerdo económico por el cual ambos gobiernos compartirían desde entonces sus oficinas comerciales en el extranjero, con la intención de “venderse juntos en el mundo”.
Poco después, los parlamentos de Québec y de Cataluña crearon la Comisión Interparlamentaria Québec-Cataluña (CIQC) que se reunió por vez primera en Barcelona, en julio de 2005, luego en la ciudad de Québec en febrero de 2007 y nuevamente en Barcelona en septiembre de 2009. En esta última cita, el entonces President del Parlament, Ernest Benach subrayó que, pese a la "lejanía geográfica”, había una “proximidad vecinal” y unos “retos comunes”, como por ejemplo “preservar la identidad nacional, normalizar y fortalecer el uso de la lengua, perpetuar y divulgar la cultura, en valores como el trabajo, la solidaridad, la tolerancia, la democracia y la paz, y, por descontado, seguir adelantando hacia el autogobierno”…“Catalunya y el Quebec son dos naciones con una marcada personalidad que han prosperado, precisamente, porque han sabido mantener, incluso en las más grandes adversidades, las respectivas esencias nacionales”.

El líder de Esquerra, Joan Puigcercós, en una disputada visita (su partido y CiU se peleaban por la invitada) a Cataluña, de la líder del partido quebequés, Pauline Maurois, en septiembre del 2010, destacó que el caso de Québec "es una guía y una referencia en el proceso de independencia", y un "ejemplo de cómo lograr una mayoría por la independencia" puesto que "aunque no ganaron el referéndum, es verdad que a partir de entonces consiguieron una capacidad política mucho más grande”.

Jordi Pujol, en un reciente artículo, que levantó muchas suspicacias, reivindicaba el camino quevequés, después del revés del Tribunal Constitucional a la vía autonomista del Estatut, “ahora ya es un criterio muy general que el «café para todos» fue un error, y peor aún ha sido la forma en que se ha llevado a cabo y la forma en que se quiere culminar su aplicación. Lo dice ya, sin ambages, gente de primera fila tanto del PSOE como del PP” … “pocos de momento, incluso dicen que quizá existiría la posibilidad de reconducir esta situación. Hablan, por ejemplo, de que hay que admitir que “Catalunya es el Quebec de España””.

Puigcercós y el diputado republicano Pere Aragonés, participaron a mediados de abril en el XVI Congreso Nacional del Partido Quebequés celebrado en Montreal, invitados por la líder de la formación política. Puigcercós celebró "el éxito del Congreso", y subrayó que "compartimos el objetivo del Partido Quebequés para que desde el gobierno se convoque un referéndum de autodeterminación”.

Compartió Puigcercós algo más, pues contagió sus “debacles electorales” con Esquerra a los pobres quebequeses. Los resultados de las últimas elecciones en Canadá, con un descalabro sin precedentes de los independentistas del Québec, que pasó de 49 escaños a 4 ha cambiado del todo el discurso. El quebequés y el catalán. Desde Québec, hoy miran a Cataluña o a Francia, como salida… Y en Cataluña hoy, se encargan de señalar las diferencias y no las similitudes con la provincia canadiense.

Arcadi Espada hace una reflexión muy interesante del tema: “los objetivos del Bloc Quebecois no han sido nunca los de un partido político convencional. Es decir, nunca trataron de gobernar el Estado sino de destruirlo. Da un cierto vértigo pensar en la posibilidad de que el 49/51 de 1995 hubiera sido a la inversa. El pueblo” è mobile” (¡y mucho más ahora!), y está claro que se necesita una gran porción suplementaria a la mayoría en esa hora, tan erógena, del derecho a decidir”.

El experto en Québec-Cataluña, Alain-G. Gagnon constata “una “periferización” de Québec, “Hasta hace unos años, era el centro económico y político de Canadá”... “El desplazamiento del centro de gravedad canadiense hacia el oeste ha sido paralelo a una disminución del peso de Québec”. O sea, que el separatismo acabó por aislarlo y convertirlo de “nación” en “provincia”.

Y cargar las tintas en la batalla por el idioma, lejos de influir positivamente, puede ser un arma arrojadiza con efecto boomerang. En el ensayo French kiss de Chantal Hébert se habla de “la muerte de la política identitaria” y se dice que “la mayoría de los quebequeses dejó de creer que apoyar la soberanía era esencial para garantizar el futuro de la lengua francesa en América del Norte”.

Va a ser que sí que el Québec era “una guía y una referencia”.

4 comentarios:

Tannhäuser dijo...

En el caso de Quebec, hay una barrera mucho más profunda respecto al resto de Canadá que no existe en cataluña respecto al resto de España, bueno, o al menos no existía hasta que ciertos prelados catalanes como Martinez Sistach se han encargado de que se vacíen las iglesias; me refiero a la religión.

Mientras el Canadá anglófono es protestante, anglicano, el Canadá francófono es católico, lo que sin tener porqué desembocar forzosamente en una guerra, como ocurre en Irlanda del Norte, siempere plantea numerosos problemas de convivencia debidos al distinto reflejo que ambas cosmovisiones espirituales tienen en las leyes y costumbres.

De hecho, si Quebec no ha obtenido su independencia, en el fondo ha sido debido a que la francmasonería no lo ha permitido, pues eso hubiera roto la unidad del mundo protestante que tan buenos réditos les viene dando.

No obstante, conviene recordar como tras los follones del mayo francés del 68, movidos por las obediencias del otro lado del charco, el general Degaulle, protagonizó un acto reivindicativo, casi subversivo en su visita a Quebec, al terminar un discurso con el grito de "vive le Quebec libre".

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

Interesante, no había tenido en cuenta el tema religioso... Pese a todo el paralelismo aquí en Cataluña sería difícil, puesto que hay una verdadera guerra soterrada entre la Conferencia episcopal española y un amplísimo sector de la iglesia catalana.

Si tiene curiosidad por el tema le recomiendo la web http://www.germinansgerminabit.org/ en la que se puede tener acceso a la opinión de la disidencia al poder de la polítizada iglesia catalana.

Y otra, http://blogs.lavanguardia.es/in-saecula-saeculorum para que llegue usted a ver lo que se defiende desde la parte más catalana de la iglesia católica, que a menudo tiene más de catalana que de católica...

Parecería que son religiosos de creencias diferentes, y eso que "católico" quiere decir "universal", que si no...

Tannhäuser dijo...

Intermitente:

Conocía Germinans germinabit que desde luego es fenomenal, no así el otro enlace que ya lo exploraré, pues no dudo que será interesante.

En correspondencia, le copio el enlace al blog sobre temas eclesiales, de un señor al que conozco personalmente y que por el interés de lo tratado y la seriedad con que se trata, no dudo que será de su interés.

Puede pinchar el enlace en los blogs amigos en mi blog o si no, aquí:

http://www.intereconomia.com/blog/cigueena-torre

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

En previsión de que los comentarios no sean reestablecidos por Blogger, los publico aquí a las bravas:

Tannhäuser:
En el caso de Quebec, hay una barrera mucho más profunda respecto al resto de Canadá que no existe en cataluña respecto al resto de España, bueno, o al menos no existía hasta que ciertos prelados catalanes como Martinez Sistach se han encargado de que se vacíen las iglesias; me refiero a la religión.

Mientras el Canadá anglófono es protestante, anglicano, el Canadá francófono es católico, lo que sin tener porqué desembocar forzosamente en una guerra, como ocurre en Irlanda del Norte, siempere plantea numerosos problemas de convivencia debidos al distinto reflejo que ambas cosmovisiones espirituales tienen en las leyes y costumbres.

De hecho, si Quebec no ha obtenido su independencia, en el fondo ha sido debido a que la francmasonería no lo ha permitido, pues eso hubiera roto la unidad del mundo protestante que tan buenos réditos les viene dando.

No obstante, conviene recordar como tras los follones del mayo francés del 68, movidos por las obediencias del otro lado del charco, el general Degaulle, protagonizó un acto reivindicativo, casi subversivo en su visita a Quebec, al terminar un discurso con el grito de "vive le Quebec libre".


iNtERMitENtE iMpERtiNENtE:
Interesante, no había tenido en cuenta el tema religioso... Pese a todo el paralelismo aquí en Cataluña sería difícil, puesto que hay una verdadera guerra soterrada entre la Conferencia episcopal española y un amplísimo sector de la iglesia catalana.

Si tiene curiosidad por el tema le recomiendo la web http://www.germinansgerminabit.org/ en la que se puede tener acceso a la opinión de la disidencia al poder de la polítizada iglesia catalana.

Y otra, http://blogs.lavanguardia.es/in-saecula-saeculorum para que llegue usted a ver lo que se defiende desde la parte más catalana de la iglesia católica, que a menudo tiene más de catalana que de católica...

Parecería que son religiosos de creencias diferentes, y eso que "católico" quiere decir "universal", que si no...


Tannhäuser:
Intermitente:

Conocía Germinans germinabit que desde luego es fenomenal, no así el otro enlace que ya lo exploraré, pues no dudo que será interesante.

En correspondencia, le copio el enlace al blog sobre temas eclesiales, de un señor al que conozco personalmente y que por el interés de lo tratado y la seriedad con que se trata, no dudo que será de su interés.

Puede pinchar el enlace en los blogs amigos en mi blog o si no, aquí:

 
STATS
impertinenteintermitente por P.V.I. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons BY-NC-SA (Pueden mandar un comentario a cualquier artículo para ponerse en contacto con el autor, añadiendo una dirección de e-mail a la que poder remitir su respuesta).