sábado, 21 de mayo de 2011

MONUMENTO A WOJTYLA

La Vanguardia: "El arte con ínfulas vanguardistas no siempre satisface el gusto ciudadano. Es el caso, flagrante, de la estatua en honor a Juan Pablo II que acaba de inaugurarse frente a Termini, la estación ferroviaria central de Roma. La críticas por la fealdad de la escultura son casi unánimes. Dada la veneración que el pueblo romano y tantos visitantes de todo el mundo sienten por el Papa polaco y nuevo beato, el despropósito artístico roza la categoría de verdadero sacrilegio. La obra de Oliviero Rainaldi, titulada Conversazioni, hecha en bronce y con una altitud de cinco metros, está rodeada de una zona de césped y de rosales. Ayer a mediodía, vecinos de Roma y turistas observaban con incredulidad la escultura.

“¡Feísima!”, pontificó una dama romana de cierta edad. “¡Él tenía un rostro tan bello...!”, agregó. El marido fue más drástico: “Parece un urinario”".







Católicos, en Roma, se hacen eco
en tono de quejido y de lamento
del lío que origina el esperpento
que es esa estatua que es como un muñeco

muy cabezón, sin gracia y todo hueco
que han dedicado como ofrecimiento,
a Quien ha de tener un monumento
que sea admiración, y no embeleco

de aquella gran figura mayestática,
que despertó cariño en seguidores
que amaron al Pastor, en todo el mundo,

y que merece efigie más simpática,
que sea fiel y le haga los honores
a nuestro Papa, Juan Pablo segundo.

2 comentarios:

Tannhäuser dijo...

Sin duda, el tal oliviero
quiso ser original
y le ha quedado fatal;
tiene el gusto en el trasero.

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

Celebro que haya leído el soneto sin ahogarse... porque como puede verse es todo una frase, más larga que un día sin pan... aunque cierta y real, como la vida misma.

 
STATS
impertinenteintermitente por P.V.I. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons BY-NC-SA (Pueden mandar un comentario a cualquier artículo para ponerse en contacto con el autor, añadiendo una dirección de e-mail a la que poder remitir su respuesta).